La educación e investigación artística como pilar en la generación de nuevo conocimiento

Maestra en Artes Plásticas MSC (c) de la Universidad Nacional de Colombia. La pintura, el dibujo, la fotografía, el grabado y la escritura se han convertido en las herramientas que le permiten la construcción de su obra en el aula de clase, la enseñanza ha sido la apuesta para una producción artística relacionada a acciones transformadoras, una propuesta artística desde el goce del aprendizaje

“A través del valor estético, el arte actúa directamente sobre la actitud emocional y volitiva del hombre hacia el mundo; con ello influye en el factor regulador más básico del comportamiento y pensamiento humanos, a diferencia de la ciencia y la filosofía, que influyen en el comportamiento por medio de los procesos intelectuales”

(Jandová y Volek, 2001)

 

Resumen

Dentro de las prácticas sociales contemporáneas, es importante visibilizar los procesos culturales, antropológicos y plásticos vinculados al aprendizaje como una experiencia primordial en la construcción de nación y comunidad; estos determinan conductas y posturas que nacen de lo personal y singular, pero articulan lo político y colectivo. Partir de esta premisa nos supone construir urgentemente una <<zona invisible>> en las aulas de educación artística, en donde se brinde un espacio propicio para el desarrollo de competencias de: lo creativo, lo plástico, perceptivo, social, afectivo y sensorial. La investigación ha planteado un encuentro de experiencias alrededor del arte y la cultura, como piedras angulares de la construcción de los entornos académicos contemporáneos, pero vistos desde un cristal que proyecta varios pilares fundamentales en la formación de los profesionales de los entornos creativos. Entablando diálogos profundos con discursos personales que se permiten escuchar los ajenos (otros), abriendo espacios para aprender el valor de la diferencia (individualidad), así como la necesidad de estimular y conectar en los artistas educadores el reconocimiento de del valor de las inteligencias múltiples, el trabajo metodológico basado en la sinergia de saberes que reconocen el yo –Individuo-  y la figura relevante del entorno como estrategia pedagógica en el aula de clase y en los entornos propios de la educación artística, (el terreno de lo subjetivo “La intimidad devenida”).

Introducción

La educación artística, la investigación creativa y la producción de conocimiento establecen una relación horizontal, enmarcada en los términos del conocimiento proposicional, a través del saber qué, y aprender para qué; la investigación y creación artística también responden a valores tales como: la verificación, evaluación de productos, comunicación de resultados, entre otros, pero pactados dentro de la flexibilidad que puede darse en un trabajo subjetivo. Es así, que las acciones de aula deben contextualizar los conocimientos para que puedan ser expresados por medio de proposiciones, pero la aplicación de los conceptos y conocimientos se encuadra en procesos intuitivos que constituyen la conformación del conocimiento de lo práctico según Platón el -saber cómo-.

El conocimiento, y la manera como es consolidado en los procesos artísticos de aprendizaje, se convierte entonces en pequeños descubrimientos que abren las puertas a la creación, es aquí en donde el maestro debe entender cuál es el punto de partida y el de llegada cuando de aprendizaje artístico y vinculado a lo estético, crítico y social se habla, la importancia de esos encuentros que parten del yo y que, indudablemente, afectan la sensibilidad del estudiante frente a los procesos que plantea el profesor y que se deben planear como un juego en el reconocimiento de: entornos, intereses y detonantes de ideas, entre muchos más. El problema a tratar en la investigación y la documentación experiencial que ha llevado a convertir las clases en laboratorios de investigación educativa y, sin lugar a dudas, también artística, radica en la necesidad de hacer de estos espacios de aprendizaje “tradicional” flexibles y acordes a los contextos de hoy, así como a las necesidades de estimulación de los estudiantes de ahora, espacios que se esperan realmente provechosos, no solo para la oportunidad de creación y proyecto personal del estudiante, sino también para la experiencia del docente como artista, en el marco de áreas de trabajo sensibles y proclives a la creación; que parten del trabajo introspectivo que construye preguntas reales pertenecientes a contextos privados, íntimos y en sintonía con asuntos locales y plurales.

Si no podemos pensar por nosotros mismos, si somos incapaces de cuestionar la autoridad, somos pura masilla en manos de los que ejercen el poder. Pero si los ciudadanos reciben una adecuación y forman sus propias opiniones, los que están en el poder trabajan para nosotros. En todos los países se debería enseñar a los niños el método científico y las razones para la existencia de una Declaración de Derechos. Con ello se adquiere cierta decencia, humildad y espíritu de comunidad. En este mundo poseído por demonios que habitamos en virtud de seres humanos, quizá sea eso lo único que nos aísla de la oscuridad que nos rodea. (Sagan, 1990).

Es importante preguntarnos ahora, ¿Cuál es el papel de las escuelas con programas del área de las artes y las humanidades y además el de las instituciones de Educación Superior en Colombia con enfoque desde las humanidades y artes?, vale la pena anexar a esta pregunta otra que nos supone pensar en el trabajo de estos espacios como unos interdisciplinares y flexibles:  ¿Por qué es importante reunir esfuerzos en pro de la interdisciplinariedad y los espacios abiertos a la construcción colectiva del conocimiento?, se podría responder a estas dos preguntas en medio de contestaciones ambiguas o fuera del contexto de nuestro país; hablar de una falsa equidad, de la posibilidad de revisarnos y pensarnos diferente, o muchas otras respuestas obvias y por lo demás carentes de espíritu. Pero qué camino puede conducirnos a la construcción de una respuesta que de verdad ofrezca solución a las problemáticas de un país como el nuestro, y a las vigentes necesidades que en cuanto a cultura, ciencia, tecnología e innovación unidas por el componente humano merecen respuestas vinculadas a los contextos institucionales, sociales, culturales y tecnológicos, humanos. Esta, es una respuesta que debe estar en construcción permanente.

Pensar en la praxis, como elemento integrador, podría ayudar; pero una praxis desde una visión articulada con los contextos: sociales, históricos, tecnológicos, políticos y económicos, y, por qué no, emocionales, espacios que permitan el pensar en los paradigmas que permean la construcción del conocimiento y la puesta en práctica de esas apuestas que son pensadas en la academia. Estrechar políticas de fomento a la investigación, que permitan el avance en los requerimientos en temas de educación y pertinencia, es la espina dorsal que puede permitirnos gestar pasos livianos, contundentes y continuos hacia un futuro.

La transmisión de un conocimiento libre, sensible y accesible, son aspectos fundamentales en la construcción de un mejor país. El reconocimiento y la legitimización de los procesos de inclusión social, de género, etnia, raza o cultura, así como la posibilidad de flexibilizar las paredes de la academia, y las fuentes de ese mismo conocimiento que por años han sido aislado y mitificado, haciendo que las personas del común no tengan noción alguna relacionada al trabajo de las artes en la construcción del país, la necesidad de las manifestaciones humanas, artísticas y culturales en la solidificación de la memoria y la formulación de estrategias de cambio, pensadas desde la paz; la necesidad del fomento de estos espacios en diversos escenarios institucionales e informales, ¿por qué no? ¡Es imperativo cambiar ahora!, es prioritario desde la academia dar espacios para la discusión referente a la pertinencia del conocimiento; cómo se puede llegar a uno elástico, cercano, articulado, incluyente y equitativo, que se inscriba en unas dinámicas de circulación abiertas y flexibles.

Generar productos tangibles e incluyentes, que nos permitan establecer lazos con el afuera, darnos la posibilidad de experimentar, asunto que sin duda se ha convertido en una dificultad si se sigue pensando con la “lógica institucional” tradicionalmente establecida. La punta de lanza es gestionar el conocimiento, actividad propia de las universidades contemporáneas, permitirle a este, ser: dúctil, plástico, singular, plural… Conjugar el paradigma de la sociedad del conocimiento. Nutrirnos de diferentes y diversas capacidades (Unesco, 2005) olvidar que existe un patrón o modelo para la gesta y apropiación del conocimiento, que el conocimiento propiamente dicho, debe engranar todas las dimensiones susceptibles de agruparse y estrecharse en un profundo canto cultural, que entiende las barreras que nos impiden el acceso a este, y así lograr formular múltiples estrategias para abrazarlo. Olvidarnos de las lógicas cuantitativas, abrir los brazos a las cualitativas y creativas, que inciten aproximaciones sensibles, cercanas y críticas. Así, Hipatia de Alejandría (350 D.C) conserva celosamente tu derecho a reflexionar, porque incluso el hecho de pensar erróneamente es mejor que no pensar en absoluto. Una construcción de conocimiento a través de lo colectivo, que no tema, pensada en lo sensible y humano, desde la ruptura de los viejos paradigmas, por encima de los estereotipos, dándole cabida a lo inteligible, nuevo e innovador.

La metáfora como método de creación: una oportunidad para pensar la enseñanza desde una perspectiva sensible e integradora

Cuando se diseña una pregunta, casi nunca se piensa que desde la creatividad o la creación puede resolverse, mucho menos que existe la posibilidad de preguntarse a través de la inquietud del otro y vincular su postura a la solución propuesta. Crear y preguntarse es originario, es parte de quienes somos, todos los actos cotidianos llevan de una u otra forma a crear, pero se cree falsamente que es más importante construir desde el Saber, y se olvida que para saber se tendrá  que caminar muy cerca del Comprender; este es parte inalienable del Investigar. Crear es un acto primitivo – originario, cuando se habla de creación también se hace de la experiencia del estro, inspirarse es buscarse, es levantar un mapa sobre la nada, tratando de hallar el origen, el primer soplo. Por lo tanto, es como si cuando se crea, se estuviese replicando el último aliento divino. Crear es construir sobre lo opaco, nacer nuevamente, escribir sobre rastros. Crear es entender que cuando se crea no se es sino la manifestación de las ideas, la materialización de los deseos, el reflejo de un tiempo.

El hombre es solo la mitad de sí mismo; la otra mitad es la posibilidad que tiene de expresión. La creación es un espacio para creer, una oportunidad de liberación, sobre todo en un mundo que cada vez se rige por lo que sus ojos ven y olvida que no solo los ojos pueden ver, que no solo los oídos pueden escuchar…, que existen múltiples razones para el encuentro, para la exploración más allá de lo que occidentalmente se tiene por -conocimiento- “conocer” es un espacio para el acercamiento, para la reflexión. Es el conocimiento en construcción el que nos permite un verdadero avance bioético, tal exploración causa rechazo, tal levantamiento de lo superficial genera molestias, pero urge el extrañamiento, es útil la inconformidad, la incomodidad, ser ajeno, no sentirse cómodo.

El riesgo de la investigación creativa es el de incomodar, un riesgo que se asume con el propósito de ser mejores en nuestra simple y desprovista humanidad, el riesgo de la investigación creativa es el de posibilitar espacios para la re-significación, para la reconstrucción del conocimiento que se da por cierto, es la apertura a nuevas posibilidades nunca antes imaginadas, la mano que abre la ventana pequeña tapada por el escaparate viejo; es permitir salirse del recuadro, y hacer un método que admita en el andar la posibilidad de actuar, pensar, definir, concluir, soñar con hacer las cosas diferentes, de caminar hacia atrás, de soltar la cuerda y vibrar en el vacío. El lenguaje de la imagen es fósil,  una de las la tareas del creativo es inyectarle vida. El acto de crear investigando es tejer sobre metáforas, el hombre en sí mismo es una metáfora.

Estrategias diferenciales, una propuesta educativa desde una mirada en construcción

Es importante hablar aquí de la función estética de la obra o el producto que es construido bajo dinámicas de clase, y que por sus mismas características debe ir enmarcada siempre en el contexto de su lectura, así como la obra madura del artista o diseñador ya formado. Al parecer, en principio, el artista en formación no responde a preguntas de investigación si no a pulsiones que le llevan a desarrollar piezas que, por lo general, son el resultado de ejercicios propuestos en clase, que el profesor bajo un método tradicional plantea, pero si este artista convierte ese impulso en una inquietud que lo arroja a documentar su sensación, a través de diversas herramientas, y estos procesos flexibles lo  estimulan a archivar y seguir los procesos de sus pulsiones de maneras similares; pero a partir de su propia experiencia y visión de vida, todo esto dentro de un proceso de aprendizaje significativo y experiencial, en el que se construye a partir de las acciones y la reflexión un verdadero procesos de creación para el que estudiante se vincula emocionalmente.

Así este deja de ser un simple ejercicio de clase y se convierte en una pregunta vital para la que se hace urgente encontrar respuesta, a través del lenguaje artístico no verbal.

Figura1. Generación de nuevo conocimiento, el aula como espacio de creación.

La construcción de una ruta que permita dibujar sobre lo pintado

Es así que el profesor artista que investiga, de la misma forma que el estudiante del área del diseño y las artes –artista en formación- que investiga; tiene dos problemas generales a la hora de abordar la construcción de su investigación y la gestión de su conocimiento en relación al área del conocimiento en la que se encuentra formándose: los problemas procedimentales y los técnicos o de lenguaje, por lo general estos son resueltos en términos de eficiencia siempre en respuesta a las preguntas o pulsiones vitales que originaron el proceso de creación usando los medios a su alcance para la obtención del resultado y  así el producto no busque desde ningún punto de vista ser dicho. Su experiencia de creación debe ser mediada en clase a partir de la experiencia directa con lo que lo motiva –su inspiración, la materia- el resultado sería entonces el medio mismo. Es aquí en donde el artista encuentra el significante de su obra y compendia los lenguajes que fueron la excusa para la relación entre: medio – obra – contexto – público – artista.  

El profesor artista tienen una importante labor en la sensibilización de sus estudiantes, este debe reinventarse a diario, evaluar y auto observar su hacer, replantear nuevos y diferentes caminos que puedan llegar a mejores resultados, trazar rutas que involucren cada vez más a diferentes tipos de estudiantes, que permitan entre ellos la camaradería, darle paso a la posibilidad de preocuparse porque sus estudiantes aprendan más y mejor; que cada actividad que este planeada tenga un propósito no solo formativo desde el área específica de la asignatura dada, sino que además les enseñe el valor de cuestionarse y preguntar, la repercusión del trabajo en equipo, el poder de la unión y la hermandad, el empoderamiento del conocimiento que se teje en colectivo; que sean conscientes de cuanto pueden ganar si se exigen más, pero siempre teniendo en cuenta que esa exigencia debe estar revestida por el entusiasmo, la alegría y la motivación; el profesor puede y debe mantenerse motivado, así existe una más alta probabilidad de que sus estudiantes también estén motivados. Las evaluaciones deben ser justas, en la medida del esfuerzo de cada uno de sus estudiantes, entendiendo que todos parten a correr la carrara desde diferentes distancias y que algunos llegaran más rápido porque tienen gran parte de la carrera ganada, ayudar con herramientas a los que están más lejos de la meta y no olvidarlos por el camino, siempre alentándolos es primordial. Unir a todo en conjunto para de manera grupal para evaluar, explicar porque algunos llegaron a la meta y cuáles son las razones de su logro, dejarlos contar su experiencia, cómo lo hicieron y que caminos tomaron para lograr sus resultados. De la misma forma debe alentarse al que no logro la meta, resaltar sus aciertos y dar posibles soluciones a los problemas que el desarrollo de sus ejercicios presente. Motivar al estudiante que se esfuerza y no logra el mejor resultado con una buena nota que lo estimule para que mejore y se esfuerce el doble, los refuerzos positivos a los estudiantes que a través de acciones en pro de mejorar su rendimiento de pequeños pasos para que gracias al elogio el próximo sea más grande y lo haga con mayor entusiasmo. Ajustar los medios de los y propósitos finales de los ejercicios a las necesidades de cada grupo a sus afinidades y a sus intereses.

Figura 2. La experiencia personal y su relación con los ambientes de aprendizaje

El arte como actividad creativa: la relación de su aprendizaje en el marco de procesos vinculados a la investigación

La investigación creativa involucra procesos propios enmarcados en conceptos como: formas de conocimiento variadas, problemas, creatividad, soluciones, pensamiento de diseño; entre otros, es así que el fenómeno de responder o no a una pregunta que se encuentra en medio del lenguaje proposicional, determina la naturaleza de los procesos, los productos y sus posibles lecturas como lo explica Dewey: “la ciencia enuncia significados” (2008 p.95). Es decir, la enseñanza en arte no debería responder a preguntas o problemáticas planteados de antemano, si no construir in-situ propósitos dentro de objetivos generales de procesos propios para cada estadio de aprendizaje. Es aquí, en donde la premisa común: para ser arte, la pieza debe ser inútil se convierte en una proposición falsa, ya que los procesos propios de las artes son absolutamente necesarios en la medida que a través de ellos se construye el pensamiento complejo de las sociedades civilizadas. Mukarovsky lo define de la siguiente manera: “La función estética tiene el poder de aislar y/o de dirigir la atención hacia una cosa o persona. Además produce placer, lo que facilita el éxito de las otras funciones asociadas” (Jandová y Volek 2000: p.144). Es así, que los mensajes más poderosos se encuentran en las expresiones no verbales: la fotografía, la pintura, la danza el video, la ilustración, entre otros. Ya que configuran los dispositivos lingüísticos que permiten la conformación de los sentidos de las cosas.

La investigación creativa como producción de conocimiento

Al hablar de gestión de conocimiento y de otro concepto fundamental para esta investigación, la producción de conocimiento nuevo, por lo general se estima un tipo de conocimiento cuantificable, que puede ser verificado y constatado, en muchos casos, relacionado a lo cuantitativo; y que establece una relación de cierto–falso entre algunos aspectos de la “realidad”.  Este tipo de conocimiento se conoce como de tipo proposicional (Saber qué). El lenguaje en sus medios verbales es generalmente el mayor exponente de este tipo de conocimiento, es así, que la investigación tradicionalmente dicha hace uso constante de diferentes proposiciones lingüísticas que permiten acezar a este conocimiento, acercarse o definirlo.  Pero existen muchas cualidades de la realidad que podemos explicar de forma verbal, y que tampoco podemos experimentar directamente, estos procesos, no verbales, abstractos y experimentales son los que nos permiten el desarrollo de los conceptos – la conceptualización-  Es claro que en la investigación científica tradicional  no solo se generan acciones a través de proposiciones, existen otros tipos de acercamientos a los fenómenos de investigación, pero si es claro que tanto la problematización, como la discusión y los resultados que esperan dar solución y sino por lo menos respuesta a una pregunta o a un fenómeno por lo general responden a proposiciones. Y deben poder ser expresados por medios proposicionales, para poder ser entendidos, verificados, comunicados, circulados, replicados, analizados, entre otros. Es por ello que, para la investigación científica tradicional y que, por lo general deriva de las ciencias duras, este tipo de conocimiento es fundamental y base de su investigación científica.

Desde otra mirada, en los procesos de investigación y creación artística, el conocimiento proposicional, indudablemente ocupa un aspecto importante de los procesos propios que permiten dar solución a un fenómeno o a problemáticas independientemente de la índole que estas sean. Un fotógrafo, por ejemplo, debe saber cuáles son las características técnicas de los soportes, sustratos y de los medios que empleará para la consolidación de su obra; un escritor sabe también cuál debe ser el espacio-tiempo en el que se enmarca la narrativa de su obra. Un flautista, tiene clara la necesidad de entender su instrumento para así poder interpretar su instrumento con los factores armónicos y estilísticos que este requiere. El dibujante sabe cuál es el problema de la representación y qué papel juega su dibujo en ella, también conoce su intención estética y los efectos del mensaje que su obra muestra. Todos estos conocimientos acerca de su hacer, son posibles de expresarse por medio de proposiciones, pero aquí también juega un papel fundamental la abducción – que es el proceso lógico en el que tiene igual de importancia los estadios en donde la razón – la imaginación y el instinto o la intuición, permiten un ciclo interminable que estimula el reconocimiento del todo  a través de la deducción creativa y de la experiencia humana (Pierce, 1903). Esto constituye otro tipo de conocimiento, el conocimiento práctico; este tipo de conocimiento está relacionado con el saber cómo, y así mismo es afín con el conocimiento proposicional. Estas dos formas de acercarse a la gestión del conocimiento abonan el terreno para la creación.

Figura 3. La relación del tipo de conocimiento con el entorno en el que se construye

La educación vinculada a experiencia de creación e investigación,  una experiencia de aprendizaje que deja huella para toda la vida

Pierce (1903) dice que: “La creación, no es otro que el encuentro del objeto estético con un receptor este puede ser el mismo artista, que ve afectada su sensibilidad” (p.117). Cuál sería el nombre, entonces de este tipo de conocimiento, Según Salgar (2005) afirma:

La gnoseología reconoce un tercer tipo de conocimiento: Se trata del conocimiento directo u objetivo, que se expresa en español a través de la palabra “conocer”. Uno no conoce que algo es verdadero o falso, sino conoce un ente, bien sea por una experiencia directa (lo que Bertrand Russell llama familiaridad) o por una descripción. Entre estas dos formas del conocimiento directo, el arte apunta primordialmente al conocimiento que se transmite en la experiencia directa, aunque se valga en sus procesos de conocimientos proposicionales y prácticos (p. 5).

Pero evidentemente el conocimiento directo también ocupa un espacio fundamental en la investigación experimental y en los procesos intrínsecos de la investigación creativa. Es así, tanto en la investigación científica propiamente dicha, como en la creación artística, se hacen visibles múltiples tipos de conocimiento, es importante preguntarse ahora, entonces ¿Dónde radica la diferencia entre un proceso de construcción de conocimiento y el otro?

Para responder esta pregunta se debe entender primero cuáles son las prioridades de unas y otras, ya que en ellas radica la diferencia en los diferentes tipos de investigación.

  1. La pulsión primera, que muchos teóricos le llaman la motivación.
  2. La experiencia relacionada a un método sea este estructurado o no.
  3. y por último el resultado y su valor frente a la pulsión que genero el proceso.  

En la mayoría de procesos de investigación, la función predominante  es una relación entre el objeto estético y un fin que está más allá de este.  En los procesos creativos que normalmente se agrupan bajo las áreas artísticas la función predominante es la estética.

La función estética es la que aparece cuando la relación primordial del signo es consigo mismo y no con una realidad externa. Esto es lo que pasa, por ejemplo, en el lenguaje poético, pues, aunque allí la materia prima es el lenguaje verbal, el hecho de que la atención tienda a centrarse sobre el signo mismo (en la sonoridad de la palabra, más que en su significado), hace que la relación directa con la realidad se vea debilitada, y que cobre mayor importancia una relación de carácter general (Mukarovsky, 1977, p. 128).

Aunque el artista dentro del proceso de creación, que infiere en si misma uno de investigación, tenga que enfrentarse a responder muchas preguntas procedimentales, también está respondiendo a un impulso creador, que lo involucra vitalmente y que generalmente no puede ser expresado  por medios proposicionales. En esa misma medida, el proceso puede dar o no dar respuesta a una pregunta concreta, está estrechamente relacionado con la función que probablemente adquiera la creación cuando entre en contacto con el mundo, aunque no la determina (Jandová y Volek, 2000).  

Figura 4. Cómo se relaciona el estudiante con el conocimiento qué papel juega aquí el profesor.

Por tal motivo, después de un proceso de creación que lleva consigo un proceso de investigación y aprendizaje intrínseco, y este es el resultado expresivo y significativo de unos estadios y unas pulsiones primeras que están determinadas por unos ritmos individuales relacionados a las capacidades, pero también al disfrute de la experiencia; se puede decir que allí se encuentra condensada la experiencia vital y la relación que esta tiene con el entorno vivo y la materia. Por esta razón, el resultado de la investigación creativa que en su producto construye una obra de carácter artístico, no es solamente el soporte material, el artefacto, la cosa (obra), sino el objeto estético – dinámico y mutante que existe en el artista, el otro (quien ve la obra) y la obra (materia), en el caso del artista profesor, la obra es el resultado de este proceso y el análisis que él le pueda dar a este, el partido que pueda sacar para la revisión y re consolidación de su laboratorio que indudablemente mejorará la estructura general de su microcurrículo y su acercamiento a un estudiante más motivado y abierto.

Descripción del método empleado

Esta investigación ha estado basada en una exploración metodológica que integra un la flexibilidad de la investigación- Creación,  y las acciones propias de la metodología cualitativa de recolección de datos, el diseño metodológico se construyó en relación a una serie de mapas y cuadros que permitieron dar la estructura general a la mixta de métodos para así permitir que el enfoque creativo atraviese la exploración observacional, el desarrollo de los instrumentos y la lectura posterior de estos. Proceso vital para el laboratorio experimental propuesto.

Figura 5. Ruta crítica metodológica de la investigación (Desde lo creativo)

Tabla 6. Esquema de instrumentos de investigación.

La revisión, observación y análisis de literatura ha sido pilar de esta exploración, permitiendo contemplar una serie de paradigmas alrededor de la investigación propuesta. Para iniciar  explicar el por qué, esta investigación relaciona un diseño desde dos miradas diferentes de la investigación –el método cualitativo y la exploración creativa- Es fundamental pensar en la necesidad de fusionar diferentes métodos en pro de un una gestión del conocimiento ampliada e integradora, que permita el desarrollo especifico del proyecto según los intereses del investigador y las áreas del conocimiento en la que esta se desarrolle. La recolección y análisis de datos es un proceso inmerso en el desarrollo de la investigación y eje central de los métodos empleados, para Guba y Lincoln referenciados en Ruíz (2012) se pueden trabajar dos, la Teoría crítica y el Constructivismo con la metodología cualitativa definida también como hermenéutica e interpretativa, pero en algún momento estos dos últimos también fueron relacionados con laboratorios experimentales en donde varias teóricas sirven al investigador para la definición y solución de problemas de gran complejidad -grupo de los paradigmas alternativos- las diferencias entre ellos radican en la concepción de la realidad, del conocimiento y del acto de conocer como con las metodologías para acceder al conocimiento (Krause, 1995).

Al ser la finalidad de esta investigación caracterizar los atributos que permiten hacer de las aulas de clases unas integradoras, flexibles y creativas. El estatus de la investigación es equitativo ya que se le dio el mismo peso al componente cualitativo con referencia a la exploración desde la investigación creativa. La revisión de la literatura con el objeto de evidenciar tendencias, conceptos, investigaciones previas que permitan entender por qué de los espacios de aprendizaje diversos y flexibles y su importancia en la construcción de saberes.

Taller Cinco como espacio para el desarrollo artístico, creativo y visionario

El trabajo de campo de la investigación, se llevó a cabo en la Corporación Universitaria Taller Cinco Centro de Diseño –Taller 5-, institución de educación superior –IES- de carácter privado.  La institución administra programas académicos de nivel universitario con 4 años de formación y programas técnicos con 3 años de formación, en el área específica de las artes y está ubicada Km 19 vía chía por la autopista norte en Bogotá – Colombia zona rural de la capital del país, debidamente legalizada bajo los estamentos reglamentarios acordes a la ley colombiana de formación, principalmente la Ley 30 de diciembre 28 de 1992 del Ministerio de Educación Nacional y demás que le rigen. La institución cuenta aproximadamente con 80 estudiantes de núcleo básico activos  desarrollando sus estudios superiores y una planta docente de 15 profesores que lideran microcurrículos del núcleo básico para cada malla académica, con formaciones afines a las disciplinas inherentes al desarrollo específico de cada una de las carreras que se ofertan.

Dentro de sus objetivos estratégicos propende por el cumplimiento de las funciones sustantivas de la educación superior en el país: docencia, investigación y extensión. Con el objeto de fortalecer una formación integral, resalta en su estructura valores como responsabilidad, creatividad,  solidaridad y competitividad, esperando de esta manera poder entregar a la sociedad individuos formados que sean capaces de responder a las necesidades regionales y nacionales en el marco de sus competencias específicas.

La revisión de las teorías y premisas en la literatura establecen una serie de posturas como el estudio de los paradigmas de investigación. La inclusión de esta metodología en la investigación se debió a tres causas: (1) la variedad de instrumentos en las tendencias cualitativas y experimentales, (2) la constante evolución en la tecnología lo que permitía el acceso a la información para el uso de herramientas metodológicas con mayor facilidad (3) y el aumento en la comunicación entre disciplinas, artes y ciencias. Adicional a estas, se presentó la necesidad de solucionar los problemas de manera diferente. Este método de investigación se conoce de igual manera como investigación integrativa o de multimétodos -estudios de triangulación- e investigación mixta, esto de acuerdo a cada uno de los metodólogos que lo exponen.

Creswell (2005), citado en Hernández et al. (2010), establece cinco factores que se deben considerar al momento de la elección del enfoque para una investigación, entre ellos: el método que se adapte más a la investigación que se va a desarrollar, el de mayor aproximación racional al planteamiento del problema y en el que el investigador tenga más experiencia. Eligiendo el método mixto para el desarrollo de esta investigación se infiere que se logró: producir datos variados por la posibilidad de obtener múltiples puntos de vista por las fuentes de información que se utilizaron y los espacios de observación propiciados, efectuar indagaciones más dinámicas, apoyar con mayor solidez las inferencias por medio de las conclusiones, incrementar la confianza del investigador por la sustentación del método por sus fortalezas y no por sus debilidades, una mejor exploración y explotación de los datos y el enriquecimiento de la muestra.

En los métodos mixtos describe Valenzuela y Flores (2012), se encuentran los siguientes tipos de diseño: el diseño convergente paralelo, el diseño secuencial explicativo, el diseño secuencial exploratorio, el diseño inmerso, el diseño transformativo, el multifase, de ellos se caracteriza el orden en que se recolectan y analizan los datos para poder hacer la interpretación de los mismos, si se hace de manera paralela, secuencial, aleatoria o independiente. Lo anterior sustentado para esta investigación la necesidad de explorar las condiciones que generar la necesidad en las aulas de desestructurar las condiciones tradicionales en las que se imparte clase con el fin de hacer del conocimiento adquirido en estos espacios uno coherente y contextualizado. Permitiendo ser competentes en comunicar y su impacto en el proceso enseñanza y aprendizaje, e igualmente el establecer tendencias con base a los resultados obtenidos a través del componente creativo. El proceso investigativo tuvo un desarrollo de acuerdo al diseño secuencial exploratorio de Valenzuela y Flores (2012) que sustenta que primero se recogen y analizan los datos cualitativos para apoyar el diseño, recolección y análisis de los creativo y así pasar a la interpretación.

Estudio exploratorio. Esta investigación busca a través de estudios de tipo exploratorio, observar el fenómeno de investigación. Se propone este tipo de estudio debido a que la investigación en el área tiene pocos antecedentes en cuanto a su modelo teórico o a su aplicación práctica, además busca hacer una recopilación de tipo teórico por la ausencia de un modelo específico referido a su problema de investigación.  

El enfoque de la investigación es mixta cualitativa-exploración creativa- Ya que se desea observar las cualidades del fenómeno a investigar a través de la flexibilidad y manera particular de la observación creativa.  

El Diseño de la investigación es secuencial exploratorio; la aplicación de instrumentos estará dirigida a solucionar dudas referentes al fenómeno a estudiar, todo esto estará mediado por estímulos experimentales que permitirán determinar ciertos y comportamientos que determinan el fenómeno de investigación.

Seguimiento

El seguimiento de la investigación es de carácter longitudinal: este estudia datos y registro de diferentes momentos del fenómeno de investigación, permitiendo la comparación y medición de los datos en una perspectiva no lineal que también incluye la histórica con respecto al estado actual del fenómeno referente a los estadios de investigación que se esperan intervenir en búsqueda del cambio de la realidad encontrada al iniciar el estudio.

Figura 5. Ruta de análisis por sesión de observación.

Presentación de resultados

Enseñar arte según los resultados arrojados por los laboratorios planteados en los diferentes grupos y asignaturas en los que se ha efectuado esta observación, responde a las siguientes proporciones planteadas a partir del análisis de los resultados dados por la experimentación con estos procesos:

  • Las necesidades específicas y complejas del aprendiente según su propia historia de vida que permeará los procesos propios de su visión creativa.
  • El proponer actividades de clase y campo que permitan el fortalecimiento de sujetos críticos y propositivos que sean capaces de moldear sus impulsos y entender sus sensaciones, conocedores de su entorno cultural, social e indudablemente político para así plantear problemáticas que resuelvan sus dudas y respondan a los contextos en las que estás se enuncian.
  • Sujetos que consoliden espacios, ambientes y procesos propicios para la opinión y que fortalezcan la construcción de públicos para sus inquietudes creativas, así como actores que gestionen procesos de creación, motivados por las vivencias particulares y específicas de nuestro país -la noción de lo local en la cultura – concepto muy fuerte en la contemporaneidad.

Partir de esta tesis, permite establecer una propuesta que de forma a los procesos internos propios para el aprendizaje a nivel: técnico, conceptual, cognitivo, creativo y afectivo en las clases.

Conclusiones

Generar nuevas maneras de abordar el proceso de aprendizaje para el profesor de educación superior hoy, es una necesidad sentida que nace de la observación diaria, de la  actitud de los estudiantes en los espacios de aprendizaje y como llevan estos a sus vidas y familias. Entender que se desee formar estudiantes exploradores e inquietos que tengan gusto por conocer más y mejor, motivar los estudiantes y aún más importante seguir motivado como profesor es fundamental para hacer de los espacios de aprendizaje unos flexibles e integradores. Darle a los estudiantes la posibilidad de preguntar y vivir inquietos, así como de aprender del estudiante y de esta manera hacer de las estructuras de los syllabus y los enfoques de los microcurrículos unos sensibles, flexibles e intuitivos. Según Carretero (2004), parecería que a medida que el niño madura a nivel fisiológico, se produce una ruptura entre ese estudiante intuitivo y perspicaz de la infancia y los contenidos y actividades que el sistema educativo le ofrece, ya que le quita la espontaneidad que sus propios gustos y necesidades le imprimen a su aprendizaje y lo inserta en un mundo formal y académico que en varias ocasiones no tienen sentido para su vida.

En nuestro trabajo hacer que estos estudiantes permanezcan habidos de conocimiento, que vuelvan a encontrarse con la sorpresa y el disfrute de aprender. Si bien, el aprendizaje es un entorno multifacético, donde interactúan una serie de variables, el profesor y la manera como este lleva su actividad,  influyen de manera significativa en los resultados que se tienen de estas actividades de aprendizaje, es así que Martínez (2004), plantea que la búsqueda de un modelo perfecto de enseñanza va en contra de la realidad educativa, ya que la gran diversidad de escenarios, realidades e individuales donde se da el proceso de aprendizaje exige de los profesores flexibilidad y creatividad en sus maneras de concebir, planear y aplicar sus estrategias de enseñanza.

También Biggs (2005) explica como la enseñanza por naturaleza es individual, y aquí el profesor, necesariamente debe partir de sus propias concepciones sobre el proceso de enseñanza para poder reflexionar sobre los contenidos de los microcurrículos, los recursos de los que dispone y su compromiso debe también llevarlo a hacer un análisis de las características de los estudiantes que interactúan en los espacios de aprendizaje que él diseña, para de este modo orientar un proceso acorde y efectivo de aprendizaje. Es así para concluir que los espacios de aprendizaje y su relación con los estudiantes marcan de manera significativa como ellos interactúan con el saber. El enfoque que el profesor le dé a sus actividades de aula y las estrategias que este emplee para enseñar y aprender, describe a final de cuentas la función de las intenciones y estrategias que emplea cada maestro en relación a su propia motivación en el oficio (Monroy, 2013)

Es así que se propone establecer una relación transversal en donde el estudiante medie en la definición de sus objetivos, a través de tareas específicas y retos claros, para que así, él adquiera la acumulación de aprendizajes específicos, que le permitirán abordar cualquier trabajo técnico a partir del concepto y la motivación personal y/o social. Objetivos de construcción conjunta donde el estudiante se alinea con las necesidades prácticas de la clase en relación a la formación de cada área. Allí, el profesor, puede establecer una trato directo con el estudiante para lograr percibir los intereses que motivan sus inquietudes y las experiencias que les llevan al instante creativo, esta parte es de vital importancia dentro de procesos de formación artística, porque son los sucesos y vivencias personales los que moldean la obra,  dinámicas que aportan características estéticas y de contenido a la misma. Construir una noción de lo cultural partiendo de lo singular refuerza lo plural (puntos de encuentro colectivo desde el yo), el sentido de lo comunitario estimula espacios que fortalecen canales de transformación individual, detonando necesariamente transformaciones masivas [la explotación de los sucesos cotidianos e íntimos]…Le permite a los estudiantes ser conocedores de su entorno y  rastrear nuevas estrategias coherentes para enfrentar las experiencias positivas y negativas que esculpen los límites de los entornos íntimos y públicos, incidiendo de manera transversal, longitudinal o directa. Es por ello que la formación en Artes interdisciplinares, ofrece ese instante propicio para  estrechar sólidos canales comunicativos definitivos en las acciones de sana convivencia, estimulando las acciones de auto observación y auto reflexión de los entornos comunes y desconocidos, transitados o imaginados.

  • Arnheim y Rudolf (2006). Arte y percepción visual: Psicología del ojo creador, México: Alianza Editorial.
  • Barthes, R (1998). Retórica de la imagen, Madrid: Editorial Paidós comunicaciones
  • Bachelard, G (2001). La poética del espacio, España: Fondo de cultura Económica
  • Barthes, R, (1997). El grado cero de la Escritura. Nuevos Ensayos Críticos, Francia: Siglo XXI Editores.
  • Huberman, D (2002), El cubo y la mirada, Bogotá: Maestría en Artes Plásticas y visuales, Universidad Nacional de Colombia.
  • Hawking, S (2005)  Historia del tiempo. Barcelona: Editorial Crítica
  • Martínez, E., (2004). Estrategias de enseñanza basadas en un enfoque constructivista. Revista Ciencias de la educación. 4 (2). Venezuela: Facultad de Ciencias de la Educación. Universidad de Carabobo.
  • Wolcott, H (2003) Mejorar la escritura de la investigación cualitativa. Medellín: Universidad de Antioquia. Primera parte.
  • Vilches, Lorenzo, (1983), La imagen y su texto: Barcelona: Editorial Paidós comunicaciones.